¿Por qué los gatos beben tan poca agua y suelen tener problemas urinarios?

Aquellos acostumbrados a tener gatos como animales de compañía sabrán que, sin duda, una causa muy frecuente de visita al Veterinario son los problemas urinarios. Los más observadores os habréis dado cuenta de que la propia pregunta que formulo en el título de la entrada se responde a si misma. Los gatos suelen beber muy poca agua, y esto da lugar a problemas urinarios.

Los gatos descienden de animales del desierto, por ello para su supervivencia han tenido que aprender a concentrar su orina para sobrevivir en un medio donde el agua escaseaba. Como decía los gatos normalmente beben muy poco, por ello la orina se concentra mucho por lo que es muy fácil que los minerales precipiten. Esto da lugar a una serie de desórdenes englobados dentro del término FUS («Síndrome Urológico Felino») o FLUTD («Enfermedad del tracto urinario inferior»).  Puede dar lugar a inflamaciones de vejiga y/o uretra y formación de cristales o piedras en la vejiga y/o uretra, que en muchos casos puede quedar totalmente obstruída.

Es más frecuente en machos y suele ser una enfermedad recurrente. Cursa con intentos muy frecuentes de orinar, micciones muy pequeñas o ausentes con presencia de dolor y sangre. La situación puede ser especialmente grave si la uretra esta totalmente obstruída, acumulándose la orina en la vejiga, el gato se vuelve apático, triste y deja de comer y beber. Debe ser tratado URGENTEMENTE por un Veterinario pues su vida corre peligro.

UrinaryAdemás del hecho de que los gatos beben muy poco, otros factores, como la dieta, pueden combinarse para dar lugar a este problema. Dos de los minerales que más frecuentemente precipitan son estruvita (formada por la combinación de magnesio, amonio y fósforo) y oxalato cálcico. Por ello dietas como el pienso Urinary de Husse, con bajas cantidades de Magnesio previenen la formación de cristales, además mantiene un bajo pH urinario (ácido) pues se sabe que el pH alto (alcalino) favorece la formación de cristales. Por último también incluye arándano rojo pues recientes estudios (aplicados también en medicina humana) demuestran que limpia el tracto urinario y evita que se adhieran a sus paredes las bacterias patógenas, evitando su colonización.

cabeceranueva

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *