Pienso apto para el consumo humano.

Además de ser Veterinaria, actualmente me dedico al tema comercial, y soy la encarga en el Norte de Galicia (Provincias de Lugo y A Coruña) de la marca de Husse, de pienso natural y otros productos para mascotas. Después de un exhaustivo análisis del mercado me decanté por esta marca por su relación calidad-precio, fundamental en estos tiempos de crisis, pues aunque lo lógico es buscar calidad, es fundamental que esta calidad sea accesible económicamente para los propietarios. Quería dejar claro que escribo esta entrada como Veterinaria, y no como comercial, siendo el fin prioritario informar y no vender un producto.

Muchos dueños, que no todos, no saben que están comiendo realmente sus mascotas, aunque cada vez, sobre todo gracias a Internet, la gente se preocupa más y esta más informada sobre estos temas (aunque una cosa es creer que se sabe y otra saber de verdad, pues no todo el que comenta en Internet sabe de que habla, pero bueno este es un tema del que ya hablé en otra entrada.)

La mayoría de los piensos para mascotas, están elaborados a partir de subproductos de la alimentación humana, es decir, desechos que en el matadero se rechazan como NO APTOS para consumo humano, esto son tripas, cabeza, huesos, pieles, patas… Así si un pienso te indica que lleva un 30% de carne de pollo la gran mayoría (o incluso la totalidad en algún pienso de gama muy baja) de este porcentaje serán cabezas, plumas o patas, no la carne del pollo como tal. Como decía, en algunos piensos de gama muy baja, todo el porcentaje de “carne” son subproductos y es por ello que son muy baratos, pues al fin y al cabo están formulados con deshechos de muy poco valor económico. Lo curioso es que otros piensos, nada baratos, algunos de venta en clínicas Veterinarias, que se venden por 60, 70 o incluso 80 euros, llevan también gran cantidad de subproductos. ¿Cómo saber si un pienso lleva subproductos? Fácil, todos los llevan a no ser que indiquen que son APTOS para consumo humano. Husse, la marca con la que trabajo, y también algunas otras marcas (aunque no muchas) indican que sus ingredientes son “APTOS para consumo humano“, a mucha gente sorprende este etiquetado pues piensan, “¿Y qué? Si yo no quiero comerme el pienso.” Claro que no, pero esta etiqueta es una garantía indudable de calidad pues la Ley regula estrictamente que alimentos son aptos o no para el consumo humano por lo que, el hecho de que un pienso especifique que es Apto para el consumo humano indica que NO lleva subproductos que están absolutamente prohibidos en la alimentación humana.

husse garantia

Comentarios 2

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *