Diarrea aguda y Dieta blanda

Una de las dudas más frecuentes de los dueños de mascotas, es como actuar ante la aparición de una diarrea puntual y repentina.

Aros y su pienso Digest, a base de cordero y arroz y altamente digestible.

Ni que decir tiene que, como siempre, lo ideal sería acudir al Veterinario, sobre todo si la diarrea es constante, presenta sangre, no remite con el paso de los días, o va acompañada de vómitos y malestar general, pues sería necesario explorar al animal para ver cual es la causa y darle la medicación oportuna (fluidoterapia, antidiarreicos, antieméticos y/o antibióticos según el caso).

La diarrea aguda, como decía, tiene un comienzo brusco y corta duración.

Cuando la presentación es leve, es verdad que, muchas veces, puede solucionarse con un adecuado manejo dietético. Insisto, puede probarse con dieta, cuando la diarrea es puntual y como primera opción “casera”, si con esto no mejora, el problema persiste o incluso empeora, debe acudir a su Veterianario.

Lo primero es mantener al animal en ayuno de sólidos durante 24 horas. Este es un punto que no suele gustar nada a los propietarios, y no siempre se respeta, pero es necesario y muy eficaz.

Posteriormente debe introducirse una dieta blanda de alto valor nutritivo y muy digestiva, de manera gradual. Es decir, ir introduciendo poco a poco en cantidades pequeñas para ir viendo como reacciona. Existen piensos formulados para ello (Husse Digest), pero si se desea elaborar una dieta casera, estas son algunas de las recomendaciones:

-Requesón

-Yogur (Ambos con efecto probiótico)

-Carne magra cocida (Mucha cantidad de proteína, poca grasa, que es difícil de digerir).

-Pollo

-Arroz o macarrones hervidos

Como decía ofrecer pequeñas cantidades cada vez e ir viendo como lo asimila. Puede mantenerse esta dieta unos días, hasta que las heces empiecen a tomar consistencia, y una vez conseguido, puede irse retomando su alimentación habitual poco a poco. Si normalmente se alimenta con pienso, inicialmente pueden incorporase unas cuantas bolas mezcladas por ejemplo con el arroz, e ir incrementando la cantidad en las tomas sucesivas.

Iria Bellas Carballo – Licenciada en Veterinaria.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *